comercio electronico
Etapas del ciclo vital || Adulto
Adulto es el individuo, hombre o mujer, que ha alcanzado la plenitud de su desarrollo corporal, intelectual y la estabilidad emocional de una persona madura. La presentación que sigue se ocupa, casi exclusivamente, de importantes aspectos de la composición corporal del adulto debido a las extrechas relaciones existentes con la alimentación y la nutrición. El análisis químico de su composición corporal muestra que está formado por sustancias similares a las alimenticias

Características corporales más significativas
El organismo humano está constituido por agua, grasa, músculo, hueso, y otros componentes, siendo el agua, el mayoritario. Un hombre joven sano de unos 65 kg de peso contiene unos 40 kg de agua, 11 kg de proteína, 9 kg de grasa, 4 kg de minerales, 1 kg de carbohidratos, y una pequeña cantidad de vitaminas.

El agua significa 50-65% del peso del cuerpo. Su cantidad y proporción varían con la edad y sexo. Es menor en personas mayores y en mujeres. En el equilibrio diario de agua en un adulto de 70 kg. las pérdidas inevitables diarias tienen que ser sustituídas son las insensibles ( 800 mL ), las fecales ( 200 mL ) y el sudor (100 mL ). Además, debe producir orina suficiente para excretar una carga de solutos de 600 mOsm generados diariamente. El organismo intercambia agua y electrolitos con el exterior por las vías pulmonar, cutánea, digestiva y renal. En condiciones normales, las entradas y salidas se equilibran y el balance corporal permanece inalterado.

La ingesta aproximada de 1-2 mEq/kg/día de sodio de los adultos o de 1 mEq/kg/día de los niños, puede sustituir a las pérdidas obligatorias. Estas alcanzan unos 30 mEq/día por las heces y el sudor, con unas cantidades variables por la orina. Por lo general, la ingesta de potasio de 0,5-1,0 mEq/kg/día basta para mantener el equilibrio de este ión en un individuo normal. Las pérdidas diarias de potasio por la orina y el sudor alcanzan los 40-60 mEq.

El tejido adiposo, formado por adipocitos, constituye un 20% del peso total. Se diferencia, en grasa subcutánea, donde se encuentran los mayores depósitos, y grasa interna o visceral. La cantidad y el porcentaje de todos estos componentes es variable y depende de factores como edad o sexo. El contenido de grasa aumenta con la edad y es mayor en las mujeres. Alcanzada la adolescencia las mujeres presentan mayor cantidad de grasa corporal que los hombres y esta diferencia se mantiene en el adulto. Así, la mujer tiene aproximadamente un 20-25% de grasa mientras que en el hombre este componente sólo supone como máximo un 15%. Existen diferencias en la distribución de la grasa. Los hombres tienden a depositarla en las zonas centrales del organismo, en abdomen y espalda, mientras que en las mujeres se encuentra preferentemente en zonas periféricas, caderas y muslos. Con la edad se produce una internalización de la grasa y un aumento del depósito en las zonas centrales del cuerpo. El ejercicio físico condiciona también la composición corporal, los atletas tienen mayor cantidad de MLG y agua, y menor de grasa.

El tejido magro o masa libre de grasa (MLG) constituye el 80% del peso total del organismo, en el que están incluidos músculos, huesos, agua extracelular, tejido nervioso y resto de células no grasas: los componentes funcionales de los procesos metabólicamente activos. MLG es mayor en hombres y aumenta progresivamente con la edad hasta los 20 años, disminuyendo posteriormente en el adulto. El músculo esquelético o masa muscular, 40% del peso total, es el componente más importante de MLG y refleja el estado nutricional de las proteínas. Los huesos, o masa ósea, constituyen un 14% peso total y 18% de MLG.

El tejido óseo representa la parte más importante del sistema esquelético. Proporciona fortaleza para funcionar como lugar de inserción y sostén del peso para los músculos. La matriz ósea está compuesta por una matriz orgánica y un componente inorgánico, en forma de hidroxiapatita de calcio. A su vez, la matriz orgánica está formada por fibras de colágeno inmersas en la sustancia fundamental que consta de un componente rico en glúcidos, compuesto por sialoproteínas y proteoglucanos. El calcio contenido en los huesos ayuda mantener estable las concentraciones de calcio en sangre. El mecanismo se lleva a cabo mediante acciones de las hormonas, paratiroidea y calcitonina, y de la forma activa de la vitamina D.

Referencias:
- ESCUDERO B.: Estructura y función del cuerpo humano. (2ª ed),  Mc Grow-Hill Interamericana, , 2002
- FOX SI.: Fisiología humana. (7ª ed),  McGrow-Hill Interamericana, , 2003
- GANONG WF.: Fisiología médica. (18ª ed),  Manual Moderno, , 2002
- JIMENEZ-CASTELLANOS J, CATALINA CJ, CARMONA A.: Anatomía humana general. Univ Sevilla, 2003
- PATTON KT, THIBODEAU GA.: Anatomía y Fisiología. (4ª ed),  Harcourt, , 2000
Dominios · Comercio electrónico © 2005 alimentacionynutricion · Marketing Aviso legal · Validación XHTML 1.0   Validación CSS   Validación Accesibilidad