comercio electronico
Alimentación || De la persona mayor
No existen unas normas dietéticas que sirvan para todas las personas mayoras, la dieta debe ajustarse a las necesidades particulares de cada individuo. Sin embargo, se conocen una serie de recomendaciones generales que permiten cubrir las necesidades de energía y nutrientes, adecuadas para el organismo, con el fin de promocionar una buena calidad de vida.

La dieta en las personas mayores es diferente a la del adulto, debido a una serie de condicionantes que obligan a personalizar la misma en cuanto a cualidades y cantidades.

Principales condicionantes

Un gran número de personas mayores tienen problemas de motilidad del tracto digestivo: dificultades para tragar, producción de gran cantidad de gases, y en ellos es frecuente el estreñimiento. Disminuyen las secreciones del estómago y, por tanto, es menor la acidez, lo que lentifica la digestión gástrica.

Problemas de la dentición, así como disminución de la salivación, condicionan una boca seca que obliga a modificar el tipo de alimentación para que puedan deglutir más fácilmente. Otros frecuentes condicionantes guardan relación con la disminución de la agudeza visual, del gusto y del olfato.

La disminución de ingresos monetarios origina una alteración en la adquisición de alimentos, tanto en calidad como en cantidad. Las incapacidades físicas para cocinar son también un importante factor a considerar en la alimentación de este grupo de personas.

Todo ello hace que la alimentación no sea lo variada y equilibrada que debiera.

Problemas de salud

Problemas psicológicos como el aislamiento social y la depresión favorecen la disminución del apetito.

Problemas orgánicos: hipertensión, cardiopatías, diabetes, reumatismos, hepatopatías, nefropatías, cáncer, etc. o, en ocasiones un conjunto de pequeños problemas, producen desequilibrios alimentarios.

Los medicamentos utilizados para el tratamiento de las mencionadas enfermedades originan con relativa frecuencia problemas gastrointestinales, además de interferir en ocasiones con la absorción de vitaminas, minerales u otros importantes componentes de los alimentos.

Alimentos recomendados

Las principales características y cantidades recomendadas de los alimentos son:

Leche y derivados
Contienen proteínas de alta calidad y calcio
Conviene controlar los lácteos ricos en grasa y los quesos por su riqueza en sal
Aportan, además, agua
Cantidades recomendadas: 2 vasos de leche o 500 mL diarios, o equivalentes.

Carnes
Son ricas en proteínas y hierro
Carnes magras: pollo o pavo sin piel, ternera, solomillo, cerdo: solomillo y lomo, conejo
Pescados pobres en grasa
Evitar embutidos grasos y elegir los pobres en sal.
Visceras, solo es recomendable el hígado por su riqueza en hierro (máximo 1 ración cada 1-2 semanas)
Cantidades recomendadas: menos de 6 veces a la semana (120-130 g, ración)

Verduras, hortalizas
Es conveniente incluir en las ensaladas tomate y zanahoria por su riqueza en vitamina A.
Cantidades recomendadas: por lo menos una ensalada al día

Frutas
Fruta fresca, en macedonia y zumos sin azúcar, o también en comporta o asadas
Cantidades recomendadas : 2-3 frutas al día, al menos una rica en vitamina C (cítricos, fresa, kiwi, melón)

Cereales
Son recomendables, los integrales
Cantidades recomendadas: aportes medianos en las principales comidas

Frutos secos
Por su riqueza en grasa y fibra pueden ser de difícil digestión
Cantidades recomendadas: ocasional

Azúcares y semejantes
Aportan calorías vacías.
Cantidades recomendadas: según cada individuo

Aceites
Preferentemente el aceite de oliva.
Cantidades recomendadas, unas 2-3 cucharadas al dia

Alcohol
Principalmente como vino tinto
Cantidades recomendadas: si está acostumbrado, 1-2 vasitos al día

Preparacion de los alimentos

En quienes tienen dificultades para la masticación, la trituración es el mejor método de preparar los alimentos. La carne se puede triturar en casa o sustituirla por carne picada, hamburguesas, albóndigas, etc. También se pueden triturar las verduras o darlas como zumos (p.e., tomate, zanahoria, etc.). Algunas frutas se preparan en forma de compota o de zumos.

Las mejores formas de guisar los alimentos son: al horno, a la plancha o hervidos. Conviene evitar los fritos ya que producen sensación de plenitud y frecuentemente se digieren con dificultad.

A veces hay que recurrir a mezclar los alimentos en forma de puré para facilitar la deglución y conseguir una dieta equilibrada nutricionalmente. En ocasiones interesa enriquecer los purés con derivados de leche (queso, bechamel, etc)

Características generales de la dieta:

Las principales características y recomendaciones consisten en orientar una dieta
a) Individualizada, equilibrada, variada
b) Comidas fáciles de preparar, apetecibles, de fácil masticación y digestión.
c) Comer de todo, pero no en grandes cantidades. Conviene aumentar el número de comidas realizadas diariamente
d) Líquidos en abundante cantidad, preferentemente fuera de las comidas
e) Conviene consumir alimentos ricos en fibra, como los cereales integrales.
f) Es importante el consumo de lácteos (leche, quesos, yogures, etc.).
g) Consumir alimentos de origen animal (carnes).
h) Favorecer la ingesta de alimentos ricos en grasas insaturadas como los aceites vegetales (oliva) y los pescados.
i) Es aconsejable limitar el alcohol (1-2 vasitos de vino tinto al día)
j) Consumir ocasionalmente, y en pequeñas cantidades, algunos alimentos: dulces, repostería, bebidas azucaradas
k) Consumo de sal, menos de 2 gramos al día.

Aspectos básicos de la alimentación de las personas mayores

Son los que a continuación se mencionan y para ello la alimentación, debe
a) Tener un contenido energético de 1900 - 2100 kcal. al día.
b) Existir un equilibrio entre proteínas, grasas e hidratos de carbono.
c) Contener suficiente aporte de vitaminas y de calcio.
d) Aportar suficiente cantidad de líquidos y de fibra
e) La persona mayor debe exponerse al sol, ya que favorece la formación de vitamina D, necesaria para la utilización del calcio de la dieta.


Referencias:
- FAVRE-BERRONE M.: Los ancianos. En, La alimentación humana. Coordinación: H Dupin, J-L Cuq, M-I Malewiak; C Leynaud-Rouaud, A-M Berthier..  Bellaterra, , 1997: 441-451
- VIÑA J, SASTRE J, ASENSI M, GARCÍA DE LA ASUNCION J.: Nutrición y envejecimiento. En Tratado de Nutrición (eds) M Hernández, A Sastre..  Díaz de Santos, , 1999: 721-726
- MATAIX J, M RIVERO.: Edad avanzada. En, Nutrición y alimentación humana. II Tomos. (ed) J Mataix.  Ergon, , 2002: 883-902
- TENA MC. SERRANO P.: Malnutrición del anciano. En, Salgado Alba Manual de Geriatría (3ª ed). (eds) F Guillén I Ruipérez.  Masson, , 2002: 731-742
- DUYFF R J.: For mature adults. En, A.D.A. Complete food and nutrition guide (2 ª ed) R L Duyff..  Wiley Sons, , 2002: 452-466
Dominios · Comercio electrónico © 2005 alimentacionynutricion · Marketing Aviso legal · Validación XHTML 1.0   Validación CSS   Validación Accesibilidad