comercio electronico
Alimentos de los Humanos || Bebidas
El agua está presente en todas las células y participa en todas las funciones del organismo. Es fundamental para mantener la salud. Además, el agua no se puede almacenar, de manera que a diario deben restituirse las cantidades perdidas, unos 2-3 litros.

Un organismo hidratado tiene más del 50% de su peso en forma de agua. El resto se distribuye entre grasa, músculo y hueso. El agua de un organismo guarda relación con la edad. Los recién nacidos tienen aproximadamente un 70% de su peso en agua y los ancianos un 55%., lo cual significa que la proporción de agua disminuye con la edad.

Varias son los tipos de bebidas que se consumen y, sin hacer mención a las que contienen alcohol, son las siguientes: a) agua del grifo, b) agua minerales, c) refrescos con gas, d) zumos de frutas y néctares, e) jugos de verduras, f) infusiones y tisanas, g) bebidas energéticas, h) bebidas para deportistas

Agua del grifo

El agua del grifo puede consumirse si existe la garantía de que su potabilización es realizada por los correspondientes responsables del municipio en el que se habita.

Aguas minerales

Las aguas minerales se utilizan frecuentemente como aguas de mesa ya que representan una garantía de pureza, química y bacteriológica. El agua no sólo se bebe para calmar la sed, sino también para aportar algunos nutrientes minerales. Generalmente se expenden envasadas, pero hay que tener en cuenta que no todas ellas son iguales. Hoy en día, el número de aguas minerales naturales reconocidas en España pasan de 60.

El tipo de agua y su composición están asociadas a las características geológicas del terreno. Su origen es muy variable, su composición no guarda relación con los terrenos de los que surgen, pero sí por los que pasan, y su grado de mineralización depende directamente de las rocas en las que se encuentran los manantiales: a) situados en rocas de tipo ácido, como las cuarzitas y granitos, darán líquidos de pobre mineralización, b) de rocas básicas o salinas, ricas en carbonatos cálcicos, sodio y magnesio, suponen una mayor cantidad de minerales disueltos.

Las aguas minerales pueden ser:

Minerales naturales
Son de origen subterráneo, bacteriológicamente sanas, con una composición constante en sus minerales y otros componentes y con propiedades beneficiosas para la salud. Son las más consumidas en España y representan el 80 - 85% de la producción total, con unas cifras absolutas de más de 2.500 millones de litros producidos en 1995.

De manantial
Son también aguas subterráneas y bacteriológicamente sanas. Pero, en lugar de tener minerales y otros elementos en condiciones apreciables, sólo se definen como aguas 'potables'.

Potables preparadas
Como su propio nombre indica, son aguas sometidas a tratamientos físico-químicos que cumplen los requisitos sanitarios exigidos para su consumo. Apenas representan un 3%d el total y ni siquiera llegaron a los 90 millones de litros de producción en 1995.

Grupos según los componentes
Las aguas minerales naturales, según la legislación, se dividen en 3 grandes grupos según la mineralización: a) fuerte (más de 1.500 mg de residuo seco, es decir, de minerales, por litro), b) débil (hasta 500 mg), c) muy débil (hasta 50 mg)

Es necesario conocer las propiedades de cada una de las aguas y consumir aquella que más convenga a cada organismo. Por ejemplo, las aguas con bajo contenido en sodio (menos de 20 mg/L) resultan adecuadas para quienes precisen dietas con poca sal, como son los individuos con problemas cardíacos, hipertensión, litiasis, afecciones renales.

Las aguas con débil mineralización contienen concentraciones inferiores a 150 mg/l de calcio y menos de 50 mg/L de magnesio. Se recomiendan para la elaboración de los preparados alimenticios infantiles o para individuos con afecciones renales.

Refrescos con gas

El valor nutritivo de "limonadas" o "naranjadas" suele ser, simplemente, el de la glucosa que contengan, careciendo, especialmente, de vitamina C, puesto que se suele destruir durante el roceso de elaboración. Naturalmente, pueden enriquecerse con vitamina C, tomando las precauciones adecuadas de conservación.

Estas bebidas se obtienen con jugos de frutas, diluidos con agua y adicionados de azúcar y anhídrido carbónico. Otras veces se preparan con agua azucarada, a la que se agregan esencias de una determinada fruta, etc. y algún colorante. Suelen contener de 320 a 500 calorías por litro, procedentes del azúcar.

El consumo de refrescos ha experimentado un aumento considerable por varias razones: el incremento del poder adquisitivo de las poblaciones, al empeoramiento del sabor del agua de bebida y la aparición de campañas de publicidad bien dirigidas.

Zumos de frutas y néctares

Los jugos de frutas naturales ocupan un lugar importante en la buena nutrición. El valor nutritivo de los zumos está en relación con la fruta de origen. Así, todos los que proceden de los agrios, naranja, pomelo, limón, etc., tienen un alto contenido en vitamina C.

Para conseguir el máximo aporte vitamínico de los zumos de frutas conviene prepararlos y consumirlos en el instante, ya que la luz, el oxígeno del aire y la temperatura ambiente provocan pérdidas importantes de vitaminas.

Los zumos de frutas enlatados pueden retener un buen aporte de vitamina C, si han sido preparados bajo condiciones de vacío, temperaturas aplicadas en cortos tiempos y con adición de antioxidantes. Los jugos congelados y concentrados conservan al máximo su aporte vitamínico.

Jugos de verduras

Además de hidratar, proporcionan las sales minerales de las verduras utilizadas en su preparación. Las verduras más utilizadas son zanahorias, apio, remolacha y tomate.

Caldos calientes de verduras y hortalizas se consumen frecuentemente en invierno.

Infusiones y tisanas

Los cocimientos e infusiones de una gran variedad de plantas aromáticas, como té, manzanilla, tila, poleo-menta, han sido utilizados con fines medicinales y se les ha atribuido cualidades digestivas, analgésicas, calmantes, tonificantes, etc. El té es la bebida más ampliamente consumida.



Después del agua y el café, el té es la bebida más consumida en el mundo. Las primeras noticias de esta planta se remontan a hace unos 5 mil años cuando el emperador chino Shen Nung difundió su uso. Desde ese día, su popularidad se ha extendido hasta ser en la actualidad una bebida presente en las mesas de todo el mundo. Es la bebida por antonomasia del pueblo británico.

El té contiene unas sustancias estimulantes, teobrominas, que lo hacen tónico, diurético y digestivo. Su contenido en tanino le da propiedades astringentes, pero también puede actuar inhibiendo la absorción de nutrientes tan importantes como el hierro. El té es una rica fuente de antioxidantes llamados flavonoides, además de contener otros componentes beneficiosos tales como vitaminas y flúor y potasio

El té se consume azucarado, lo que proporciona un aporte calórico a la dieta. Si se adiciona de leche o limón, aporta el valor nutritivo correspondiente a los ingredientes citados. Su función primordial en la dieta es la de actuar como una bebida estimulante.

Bebidas estimulantes

Son muy semejantes a los refrescos, aunque su efecto principal se debe a las sustancias excitantes que contiene, tales como cafeína, teobromina, cola, gingseng.

Café
Se introdujo en Europa en el siglo XVII, procedente de Abisinia y su consumo se extendió rápidamente. Es la bebida típica de los pueblos mediterráneos. Su aroma característico le confiere propiedades fisiológicas especiales. Su componente fundamental es la cafeína, alcaloide excitante del sistema nervioso central.

Café es el fruto del cafeto, verde, maduro, o en bola, en endosperma, o, en su condición de café oro. También incluye el grano tostado o molido, descafeinado, líquido o soluble. Café verde es el fruto del cafeto que no habiendo terminado su desarrollo carece de mucílago y tiene la pulpa color verde. Café tostado es el café obtenido por tratamiento térmico del café verde, en el que se producen modificaciones físico-químicas fundamentales en su estructura y composición tomando un color oscuro y un olor y sabor característicos, incluye el café molido.

El consumo moderado de café tonifica y favorece las funciones intelectuales. Cuando se toma en exceso, provoca agitación anormal, insomnio, palpitaciones, etc.

El llamado café descafeinado es aquel al que se le ha extraído la cafeína en un 90 %, aproximadamente. El valor nutritivo del café se reduce a su contenido en calorías, procedente del azúcar, con el que habitualmente se edulcora. Algunas variedades de café aportan una cantidad apreciable de niacina.

Bebidas para deportistas

Son soluciones de agua y minerales muy utilizadas durante y después de los entrenamientos y prácticas deportivas con objeto de reponer las pérdidas que han tenido lugar principalmente por el intenso sudor.

Referencias:
- DUPIN H.: Las bebidas. En, La Alimentación Humana. Coordinadores:. H Dupien, J-J Cuq, M-I Malewiak, C, Leynaud-Rouaud, A-M Berthier..  Ed Bellaterra, , 1997
- MALEWIAK M-I, LEYNAUD-ROUAUD C, BERTHIE A-M, SERVILLE Y.: Agua y minerales. En, La Alimentación Humana. Coordinadores:. H Dupien, J-J Cuq, M-I Malewiak, C, Leynaud-Rouaud, A-M Berthier..  Ed Bellaterra, , 1997
- VARNAN AH, SUTHERLAND JP.: Bebidas. Tecnología, química y microbiología. Alimentos Básicos 2..  Acribia, , 1994
Dominios · Comercio electrónico © 2005 alimentacionynutricion · Marketing Aviso legal · Validación XHTML 1.0   Validación CSS   Validación Accesibilidad