Etapas del ciclo vital || Mujer embarazada
La reproducción humana constituye una serie de complejos procesos de rápido y especializado crecimiento. Tanto la madre como el feto poseen enormes capacidades de adaptación que les permite satisfacer las exigencias de este crecimiento. Por ello, a la gestación se le ha denominado “el epítome del crecimiento con una determinada finalidad”.

Es evidente, por la gran cantidad de datos que se poseen y por la enorme experiencia acumulada por muchos clínicos, que la nutrición desempeña un importante papel, tanto en la madre como en el feto. Y varias son las consideraciones que surgen a la hora de determinar los requerimientos nutricionales específicos de una mujer durante el embarazo, como se señalan a continuación.

Edad y paridad de la mujer. La embarazada adolescente añade a las del embarazo sus propias necesidades, debido al estado de incompleto desarrollo y maduración en el que se encuentra. En el otro extremo etario del espacio reproductivo, en la embarazada de bastante edad, los imponderables (enfermedades, problemas sociales, etc.) pueden tener gran importancia nutricional. Es preciso, también, considerar que el número de embarazos, y los intervalos entre ellos, influyen en los requerimientos de la madre y en el resultado final del embarazo.

Nutrición preconcepcional. La madre aporta a la gestación todas sus anteriores experiencias, incluyendo la dieta. Su salud, fortaleza y estado de nutrición en el momento de la concepción, son productos de los hábitos dietéticos de ella misma y de generaciones anteriores. La mujer es resultado del crecimiento humano precedente.

Complejas interacciones metabólicas de la gestación. Aunque tres distintas entidades biológicas intervienen en el embarazo: madre, feto y placenta, en conjunto forman un único sinergismo biológico. Entre ellas se establecen constantes interacciones metabólicas y sus funciones, aun siendo únicas, son al mismo tiempo interdependientes. Pero sin embargo, cualquier importante variación funcional en una de dichas entidades puede hacer dificil la determinación de las necesidades generales.

Necesidades individuales y adaptaciones. Las necesidades nutricionales individuales varían con el tiempo y con las circunstancias. Aunque los mecanismos homeostáticos parece ser que operan con especial eficiencia durante el embarazo, determinadas condiciones de estrés necesitarán unos requerimientos, que deberán sumarse a los necesarios en situaciones de normalidad.

Necesidades nutritivas maternas. Durante el primer trimestre, el feto es pequeño y los requerimientos nutritivos de la madre son ligeramente superiores a los de un individuo normal. Los tres últimos meses de embarazo constituyen un periodo durante el que se require una mayor cantidad de nutrientes básicos para el feto. Tanto al principio del embarazo como en la parte final del mismo pueden suministrarse los requerimientos recomendados en nutrientes con un adecuado plan nutricional y suele ser suficiente el aporte de una dieta balanceada en cuanto a porciones de alimentos.

Problemas dietéticos maternos. Durante el embarazo pueden aparecer problemas, gastrointestinales y otros, que hacen, en ocasiones difícil el mantenimiento de un normal plan alimentico. Entre los más frecuentes cabe señalar: náuseas, vómitos, estreñimiento. También, a veces se presentan importantes complicaciones como anemias e hiperemesis gravídica, que pueden sumarse a enfermedades previas maternas (diabetes mellitus, cardiopatías, nefropatías, otros) Son problemas que requieren cuidados médicos y dietéticos especializados.

Varias son las consideraciones que pueden hacerse a propósito del embarazo en una mujer. Las más sobresalientes son las que se reseñan a continuación.

La duración aproximada de un embarazo normal es de 37 - 42 semanas, contadas a partir de la última menstruacción. Las más importantes modificaciones metabólicas-fisiológicas que se producen son: a) reducción del metabolismo basal, que tiene lugar en el primer tercio del embarazo, aunque luego se va normalizando , b) aumento de la oxidación de los ácidos grasos, especialmente en el tercer trimestre, c) incremento de la absorción de proteínas, principalmente durante el primer trimestre, d) expansión del volumen sanguíneo (crece un 50%), e) aumento de la eficacia del intercambio gaseoso pulmonar, generándose incremento de la frecuencia respiratoria: f) disminución de la presión arterial durante los dos primeros trimestres, para luego normalizarse, ligera hipertrofia del corazón, con aumento de la frecuencia del pulso, g) aumento de la capacidad de la absorción intestinal, pueden aparecer vómitos, nauseas, h) aumento del volumen y de la filtración renal, i) molestias generales: cansancio, dificultad para respirar y realizar las actividades físicas habituales, etc.,

Ganancia de peso (valores medios). Un embarazo normal implica un aumento total promedio de 13,5 Kg. Se distribuye así: A) Recién nacido= 3.5 kg. B) Placenta + Líquido amniótico + Útero= 2.5 kg, , C) Mamas + Volumen sanguíneo + Líquido corporal + Grasa corporal = 7.5 kg

Requerimientos nutricionales:
El gasto energético total de una gestación significa unas necesidades “extras”, de unas 150 Kcal. diarias en el primer trimestre, y de unas 340 Kcal. en los otros dos trimestres. Si el aporte calórico es suficiente durante todo el embarazo, parte de esta energía “extra”, es almacenada en forma de depósitos de grasa, que por un lado constituye un mecanismo de reserva frente a un posible estado de déficit , y por otro serán fuente energética suplementaria durante el mantenimiento de la lactancia

Episodios de hipoglucemia son habituales. Se atribuyen a que la glucosa atraviesa la placenta con mucha eficacia. También se ha observado resistencia a la insulina. La deficiencia funcional de glucosa se puede solucionar aportando alimentos ricos en carbohidratos a lo largo del día.

Las proteínas son imprescindibles para el desarrollo de: feto, placenta, útero, y aumento del volumen sanguíneo materno. Es suficiente un aporte adicional de unos 5.0 gr./día durante las últimas 28 semanas para cubrir las demandas (más de 1 gr./ Kg./día de las de un adulto). Se cubren fácilmente añadiendo en la dieta diaria 1 porción más de carne o equivalente.

Durante el embarazo aumentan los ácidos grasos libres, los triglicéridos, el colesterol total y los fosfolípidos, debido a cambios en el metabolismo hepático y en el tejido adiposo. En la primera mitad se observa tendencia a un mayor consumo de alimentos ricos en carbohidratos y lípidos. En la segunda mitad del embarazo disminuye la ingesta de grasas, persiste la resistencia periférica a la insulina, pero las accciones hormonales favorecen la utilización de las grasas acumuladas.

Situaciones que pueden producir trastornos clínicos. Entre ellas, a) pica, b) ayuno: tanto el periódico como las dietas exentas de carbohidratos pueden disminuir las reservas de energía, con efectos nocivos para el feto, c) alcoholismo: el alcohol es pernicioso para el feto. d) tabaquismo: los hijos nacidos de madres fumadoras pueden presentar bajo peso, e) drogas: los hijos de madres drogadictas pueden presentar el "síndrome de abstinencia". El vegetarianismo no es incompatible con el embarazo, pero hay que prestar atención especial a la alimentación.

Suplementos nutricionales. Las altas dosis de vitaminas durante el embarazo son superfluas cuando no peligrosas. Con una alimentación correcta, la ingesta sistemática de suplementos nutricionales es dudosa. Puede ser necesario hacer un diagnóstico correcto de la deficiencia. El hierro y el ácido fólico son los únicos nutrientes que pueden requerirse en cantidades superiores a las que suelen aportarse en una dieta bien planeada.

Referencias:
- AUTORES VARIOS: Embarazo y Puericultura.  Susaeta, , 2003
- AUTORES VARIOS: Williams Obstetricia. (21ª ed),  ed. Medica Paramericana, , 2002
- AUTORES VARIOS: Guia de valores normales durante el embarazo. (2ª ed),  Harcour, , 2001
- CHARLISH, A.: Fertilidad, concepción y embarazo.  Grijalbo Mondadori, , 2003
- FUENTE P DE LA , USANDIZAGA, JA.: Tratado de Obstetricia y Ginecologia.  Mc Grow-Hill Interamericana, , 1997
Dominios · Diseño Web © 2005 alimentacionynutricion · Marketing Aviso legal · Validación XHTML 1.0   Validación CSS   Validación Accesibilidad